Cercetas

Nº 69 Las Cercetas (II)

3,50

Parte segunda de El Cárabo sobre las cercetas y su caza. A modo de ejemplo del problema: un ejemplar anillado de cerceta pardilla fue abatido en noviembre de 2015 en el Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva (Alicante). Este espacio natural, declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Humedal de Importancia Internacional (Convenio Ramsar), dentro de la Red Natura 2000, permite cazar antes del amanecer, cuando no se distinguen las especies que se abaten, si es que un cazador es capaz de distinguir una pardilla de una común en vuelo en el fragor de la caza. El hecho se supo por el cazador, que honestamente remitió la anilla que portaba el ave. El presidente de Amigos de los Humedales del Sur de Alicante explicó al diario ABC, que dio la noticia, que la cerceta abatida «se trataba de la más longeva que se conocía para esta especie, con 7 años y 3 meses después de su anillamiento».

 

Descripción del producto

Este pato de pequeño tamaño de pico redondeado, en el que el macho es de un color más llamativo que la hembra, fácil de identificar por su antifaz verde desde los ojos hasta detrás de la cabeza, es tiroteado sin piedad por los cazadores de algunos países que lo acechan durante sus vuelos migratorios. Un ejemplo de lo que puede pasar con la caza excesiva unida a la desecación y alteración de los humedales, es el de la cerceta pardilla.

En España, la cerceta pardilla está ahora protegida por ley. Catalogada como en peligro crítico de extinción, es posible su desaparición. Las principales causas que la amenazan son la destrucción de los humedales

La podemos encontrar en dos núcleos principales: Andalucía, en las marismas del Guadalquivir y en el litoral mediterráneo, sobre todo en los humedales de El Hondo en Alicante y las salinas de Santa Pola.